En internet hay tiendas virtuales, foros, diarios digitales, portales de anuncios, comparadores, blogs y otros muchos tipos de páginas web. Por lo tanto un blog no es ni más ni menos que un tipo de sitio web.

Todos los blogs son páginas web, pero no todas las páginas web son blogs.

Las características habituales de un blog:

  • Las publicaciones se muestran cronológicamente. El contenido más reciente aparece en la parte alta del blog, es lo primero que ve el lector.
  • Están pensados para publicar contenido de manera regular.
  • Incluye un sistema de comentarios para fomentar la participación de los lectores y la comunicación en ambos sentidos.
  • Las entradas se organizan mediante categorías, autores y etiquetas.

Se podría decir que las diferencias fundamentales entre una web y un blog son la forma en la que presentan la información y el objetivo que persiguen.

 

De momento ¿Cómo vas? ¿Has entendido la diferencia entre lo que es una web y lo que es un blog?

Pues seguimos.

 

En qué se diferencia un blog personal de un blog profesional o un blog para mi negocio

Muchas personas tienen un blog personal en el que hablan de sus aficiones o intereses. Algunos de esos bloggers incluso ganan dinero con su blog personal a través de plataformas publicitarias como Adsense.

Sin embargo, el objetivo principal de ese tipo de blogs no es ganar dinero. Para la mayoría de personas se trata de un hobby.

El blog de tu negocio es otra cosa.

En tu negocio el blog debe ser una herramienta de marketing poderosa, cuyo objetivo último es rentabilizar tu presencia en internet.

Si lo haces bien te proporcionará tráfico a tu web.

Y ese tráfico te proporcionará oportunidades de negocio.

 

¿Realmente necesitas un blog para que tu negocio tenga éxito en internet?

Para tener éxito en internet necesitas que tu web reciba una cantidad importante de tráfico. Además ese tráfico tiene que ser de buena calidad.

Y eso, precisamente, es lo que conseguirás con un blog.

La fuente principal desde la que vas a recibir visitas en tu página son los motores de búsqueda. Nuestro amigo Google, vaya.

Cuantas más páginas tenga tu web, más posibilidades tendrás de que los usuarios te encuentren a través de los buscadores.

Además, cada entrada que escribas será una nueva oportunidad de conseguir enlaces entrantes, fundamentales para estar arriba en los motores de búsqueda.

Y encima, cada visitante que recibas se puede convertir en un suscriptor de tu blog y en un potencial cliente.

A que mola…

Pues ahora piensa a la inversa, imagina que tienes una web sin blog.

Tienes 5 ó 6 páginas estáticas en las que hablas de por qué tu empresa es la mejor del mundo, pero ese tipo de contenido no lo comparte nadie. Tampoco tienes contenidos útiles para tus potenciales clientes (más allá de la información sobre tus servicios).

Para conseguir visitantes tendrás que recurrir a métodos más caros y mucho menos efectivos. Siempre puedes contratar publicidad de Google Adwords, Facebook o comprar espacios publicitarios (banners) en otras páginas web.

Lo malo de estas fórmulas es que te llevan visitantes puntuales a tu web. La mayoría de ellos no realizarán ninguna acción en tu web, o no volverán.

¡Enhorabuena! Has recibido una visita a través de Adwords 🙂

Alguien ha llegado a tu web, sí. Pero no ha comprado nada, ni piensa volver.

¿De qué te ha servido esa visita?

El problema con este tipo de tráfico “pagado” es que no es natural, los visitantes no llegan a ti por la calidad de tus contenidos.

Tu web no genera un interés real por sí misma.

Así que en cuánto dejas de pagar, dejas de recibir visitas.

 

Por qué deberías integrar un blog en tu página web

Antes te comentaba que, en mi página web, tengo una parte con información sobre mis servicios. Esa es la parte a la que quiero que acaben llegando mis potenciales clientes.

¿Cómo consigo que la parte corporativa de mi sitio reciba visitas?

A través de mi blog.

Mi blog es mi herramienta más potente para recibir visitas de calidad en mi web. Si quieres que tu negocio tenga éxito en internet, te recomiendo muchísimo que unifiques la dos partes, integra un blog en tu web para que éste te proporcione visitas.

 

Ventajas de tener un blog para tu negocio

Ya te he explicado qué es un blog, las razones por las que deberías tener uno y por qué deberías integrarlo con tu página web.

Ahora te voy a contar de manera más concreta las ventajas que te puede aportar a nivel profesional.

  1. El blog te ayuda a conseguir tráfico para tu web

Cada vez que escribes un artículo tienes una página más en tu web. Tener más páginas te da más opciones de que alguien llegue a tu web.

Google verá que tu web está activa y que publicas regularmente así que poco a poco te prestará más atención.

Si además tus artículos son interesantes es probable que otras páginas te enlacen, lo que mejorará tu posición en los buscadores y aumentará la cantidad de visitas.

Las redes sociales pueden ser una nueva fuente de tráfico. Si los usuarios comparten tus entradas conseguirás llegar a más gente, obteniendo más tráfico y visibilidad.

Tu blog, los buscadores y las redes sociales son un trío que se lleva muy bien, si te lo curras te proporcionarán una gran cantidad de tráfico.

conseguir-visitantes

  1. El blog te ayuda a convertir visitantes en clientes potenciales (prospectos)

Ya estás recibiendo tráfico en tu web ¡Felicidades!

Ahora tienes la oportunidad de convertir esos visitantes en prospectos (clientes potenciales).

¿Eso cómo se consigue?

Pues regalando ebooks, mini cursos, o cualquier contenido que pueda resultar útil a tu cliente potencial.

Solo tienes que pedirle una cosa a cambio, que se suscriba a tu blog.

Añade formularios de suscripción con información sobre el contenido que regalas y añádelos en diferentes partes de tu blog.

Te explico cómo funciona.

Supongamos que eres fisioterapeuta y en tu blog escribes para tus potenciales pacientes.

Primero creas el contenido que vas a regalar a cambio de la suscripción. Tiene que ser algo útil para tu posible paciente, no lo olvides, así que redactas un manual sobre “Cómo recuperar tus músculos de manera eficaz después de salir a correr”, por ejemplo.

Luego añades varios formularios de suscripción en tu blog. Tienen que incluir información sobre tu manual. Puedes incluirlos en la columna lateral, en las entradas, etc.

Cuando tu visitante llega a tu blog lee una entrada que le parece interesante, además ve que regalas un manual que le viene de perlas a cambio de que se suscriba.

Contenidos interesantes en tu blog + contenido útil gratuito = visitante se convierte en suscriptor.

Así de fácil. Has conseguido que un potencial cliente llegue a tu blog, muestre un interés real por lo que escribes y que te facilite su correo para que le mandes más contenidos.

convertir-en-prospectos

  1. El blog te ayuda a ganar autoridad

El blog de tu negocio debería responder las preguntas más frecuentes de tus clientes.

Esa es la clave para que tu blog cumpla con el objetivo de proporcionarte prospectos.

Si en cada entrada que escribes demuestras tus conocimientos y ofreces respuestas a tus clientes conseguirás que éstos te perciban como una autoridad en la materia.

Es muy sencillo.

Imagina que te apetece aprender a pescar. No tienes ni idea del tema así que buscas información en internet.

Un día das con un blog en el que te explican muy bien todo lo que necesitas saber. Te gusta visitar ese sitio porque encuentras todas las respuestas. Ese blog está integrado en una tienda virtual en el que se venden todo tipo de accesorios para pescar.

Tú piensas: “Este tío sabe mogollón, me vienen genial sus consejos”.

Bueno, pues “ese tío” ha ganado autoridad con su blog y tú ahora lo percibes como alguien importante en lo suyo. Te fías de sus consejos y valoras su opinión.

Si necesitas una caña de pescar nueva y él te recomienda un modelo determinado para tu nivel es probable que le hagas caso. Por supuesto esa caña de pescar la puedes encontrar en su tienda virtual.

¿Pillas la idea? ¿HABLÁMOS?